Asociación Argentina de Ingenieros Químicos
Home > QUIMI-RED > Quimired465bis 
Quimired 465bis - 12/05/2012

*Comunicación: con gran pena enteramos a los quimirredianos del fallecimiento del Ingeniero Químico Eduardo Ponce de León conspicuo miembro y habitué de los encuentros semanales de la Asociación de Ingenieros Químicos de Rosario filial de la AAIQ.

QUIMI - RED 465bis (03/06/2012) canal de comunicación entre ingenieros químicos y afines, canal informal de difusión de la AAIQ: Asociación Argentina de Ingenieros Químicos filial Rosario.

 

*Comunicación: con gran pena enteramos a los quimirredianos del fallecimiento del Ingeniero Químico Eduardo Ponce de León en el día de la fecha, conspicuo miembro y habitué de los encuentros semanales de la Asociación de Ingenieros Químicos de Rosario filial de la AAIQ. El Ingeniero Ponce de León fue por muchos años y era hasta ayer Director de la comisión de la AIQ Rosario.

Para los residentes de Rosario, sus restos serán despedidos mañana, lunes 4 de junio en la casa de velatorios Pocho Bernardo en Entre Ríos 2650 desde las 8.15 a las 9.45 horas, momento el que el cortejo partirá al Cementerio La Piedad para ser depositado en la Capilla de Cremaciones .

 

Eduardo Ponce de León era un autentico Ingeniero Químico, su amor por la química rivalizaba con su amor por la Ingeniería. Fue el típico ingeniero de Procesos durante la mayor parte de su vida, su lectura preferida a la noche era el Perry, sí, el Manual del Ingeniero Químico.

Luego de jubilarse de Duperial, siguió trabajando como Ingeniero de procesos ya sea contratado por la misma empresa o como consultor independiente hasta los 80 años. Edad a la empezó a sentirse un poco cansado para viajar o andar subiendo y bajando por las plantas de procesos, según sus propias palabras. Hoy nos deja con 87 años ya cumplidos.

En los encuentros semanales era casi de asistencia perfecta y muy buen jugador de truco. Era un hombre más bien callado y pensativo. Aunque tranquilo de natural, a veces, tenía reacciones fuertes y por momentos, era un poco chinchudo pero, su bonhomía prevalecía siempre y por eso, era y es muy querido por todos.

Agradecemos a la señora Mecha Etcheves que se preocupó por obtener  los principales hitos de su existencia y éste es su relato:

Eduardo nació en Navarro, Provincia de Buenos. Aires, el 9 de Enero de 1925 . Se recibió de Ingeniero Químico en la Facultad de Santa Fe. Apenas terminada la carrera, instaló con su hermano en Rincón, Prov. de Santa Fe, una planta de recuperación de aceite. En los mismos terrenos, demostrando la diversificación de sus intereses, explotó el cultivo de gladiolos y árboles frutales.

Posteriormente ingresó a trabajar a la Comisión de Energía Atómica, donde  se encargó de la instalación de la Planta de Enriquecimiento de Uranio de Ezeiza, incluyendo  la elección  de la ubicación de los terrenos, quedando  finalmente a cargo de la operación de la misma.

Pasó a Duperial en 1960, comenzando a trabajar en Buenos Aires, de donde se  trasladó  a Rosario para el arranque de la Planta de Anhídrido Ftálico , y luego a Palmira , Mendoza , como gerente a cargo de la producción de Ácido Tartárico y la modernización de la planta .

De regreso a Rosario, asumió como Ingeniero de Procesos y Proyectos, pasando a las Plantas de Polietileno, retornando a Mendoza en el año 83, para la reforma y readaptación de la planta de Ácido Tartárico que Duperial acababa de comprar a Compañía Química, jubilándose en ese lugar , pero continuando como contratado . En su ir y venir, regresó a vivir a Rosario, pero volvió en repetidas oportunidades a Mendoza, requerido como profesional, incluyendo el trabajo para la reunificación de ambas plantas de Ácido Ftálico en Palmira.  Otras empresas requirieron también sus servicios como asesor, tarea en la que era sumamente valorado.

Esta es su faz profesional. Pero si en ella fue reconocido, en su vida privada lo fue aun más, conservando siempre amigos de las distintas edades y etapas, así lo oíamos hablar de los compañeros  "del barrio", de la primaria, y del resto de los tiempos que fueron transcurriendo. Amigo de los amigos, amante del camping y de los viajes, eligió como compañera de rumbo a Carola, y luego a sus hijas Silvana y Patricia, dedicando el mismo amor a sus nietos. Los mejores momentos de su vida, según gustaba recordar, fueron los compartidos con ellos .

Se nos fue un amigo. Fácil decirlo. Doloroso sentirlo. Me vienen a la memoria las palabras de Cortés: "cuando un amigo se va, queda un espacio vacío..."

 

---0---



Asociación Argentina de Ingenieros Químicos
Maipú 726 1er Piso ofic.4 (C1006ACJ)
Ciudad de Buenos Aires - Argentina Tel :TE/FAX +54 11 4326-0089
E-Mail : info@aaiq.org.ar

AAIQ 2002 - Todos los derechos reservados