Por qué no arranca la industria automotriz
Fecha Monday, 07 July a las 20:00:08
Tema INDUSTRIA


ESTE AÑO, LAS TERMINALES PROYECTAN FABRICAR 15.000 AUTOS MAS QUE EN 2002
Se frenaron las exportaciones a Brasil y México. Por la crisis aumenta la demanda de unidades usadas en el mercado local. Hasta ahora, el repunte económico que se inició a mediados del año pasado, de manera muy incipiente, se refleja en la industria automotriz.

Y esto tiene su lógica: cuando se declara una recesión, lo primero que deja de comprar el consumidor es un auto nuevo. Cuando comienza una reactivación, éste, inicialmente, atiende los consumos básicos y deja para el final la compra o renovación del auto. En el caso argentino, esto se agrava porque, a pesar de la mayor actividad, los ingresos de la población quedaron muy retrasados respecto del alza de los precios de los autos; el crédito es escaso y aún no hay confianza en endeudarse.

En junio, la producción nacional registró una caída de 2,7% respecto de mayo y de 1,1% respecto de igual mes del año pasado. En los primeros 6 meses de este año las terminales fabricaron 10,3% más que en igual período del año pasado, cuando el sector tocó fondo. Para todo 2003 la industria prevé fabricar entre 170.000 y 175.000 unidades, apenas unos 15.000 autos más que el año pasado, y muy lejos de las 457.000 unidades alcanzadas en 1998. En promedio, el sector está trabajando al 25% de su capacidad instalada ya que el potencial de fabricación ronda las 700.000 unidades.

En la primera mitad del año, las ventas en el mercado doméstico a*********ulan un incremento de 17%, con un aumento en la participación de los autos importados por las terminales, como consecuencia del intercambio compensado con Brasil. Mientras, las exportaciones declinaron 0,9% debido a que se están frenando las colocaciones en el mercado brasileño.

A pesar de estas cifras, para Juan Manuel Lardizábal, titular de ADEFA y director general de Renault, "lo positivo en la Argentina es que, contrariamente a lo ocurrido en la década del 90, si la demanda de autos pegara un salto, en este momento no es necesario un proceso de radicación de nuevas plantas, sino que se pongan a producir plenamente las que ya tienen las 10 terminales argentinas. Es un potencial que está aquí, disponible para producir apenas se reactive la demanda".

El titular de ADEFA hace las siguientes cuentas: "el parque automotor argentino ronda los 7 millones de unidades. Una renovación anual de 10% daría una demanda de 700.000 autos".



México y Brasil

Por el lado de la exportación, se encendieron algunas luces amarillas por la desaceleración de la demanda brasileña y mexicana. ANFAVEA, la cámara de terminales brasileñas, estima que las ventas en Brasil caerán este año 5% debido al encarecimiento del crédito y al menor consumo. También en México aparecieron signos de retracción porque las exportaciones de autos están por debajo de los volúmenes planeados. No hay que olvidar, además, que el mercado mundial automotor está sobreofertado y todos quieren exportar en un contexto de desaceleración económica internacional.

En cambio, las ventas de autos usados están repuntando, pero todavía permanecen muy lejos de los valores previos a la recesión. En junio se vendieron 60.668 unidades usadas, 3% más que en mayo. Y en lo que va de 2003 se llevan comercializadas 352.000 unidades, 40% más que en igual período de 2002, pero sólo 5% más que en similar lapso de 2001.

Para Guillermo Dietrich, presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), "la gente posterga la compra de un 0 km y compra usados de 1998 a 2001, en especial si tienen motor de 1.600 y 1.800 centímetros cúbicos de cilindrada, dirección y aire acondicionado, cuyos valores oscilan entre 12.000 y 18.000 pesos. También son buscados los autos de 1990 y 1992 en buen estado. La gente prefiere tener un auto más modesto, tanto por razones económicas como por seguridad". Dietrich agregó que también "hay un incremento de la venta ilegal de autos usados por la delincuencia y el robo de unidades. La informalidad acompaña a la crisis y por eso no sorprende que hoy se roben más unidades 0 km de las que se venden. Es un círculo vicioso que incrementa el mercado negro de repuestos y también el de coches mellizos". Las concesionarias también detectan el mismo fenómeno.

"El mercado de 0 km estaba en una meseta de 9.000 unidades mensuales. A partir de abril aparecieron 3 o 4 marcas de unidades chicas de menos de 20.000 pesos, lo que trajo una recuperación de la que no participaron todas las terminales. Esto permitió pasar a 11.000 unidades. Sin embargo, no hay otros indicadores que permitan suponer que esta mayor demanda pueda mantenerse. El crédito es escaso y hay pocos interesados", precisó Horacio Delorenzi, director general de ACARA (Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina).

Tanto ACARA como la Cámara del Comercio Automotor observan un mayor interés por los planes de ahorro, que no fueron afectados por el default, ya que las cuotas ahorradas siguieron la evolución de los precios de los autos. De enero a mayo de 2003 se suscribieron 23.822 planes, cifra que está en ascenso, aunque muy por debajo de los niveles anteriores a 1998.

Por el lado de los autopartistas, hay más movimiento de exportaciones directas y de abastecimiento al mercado de reposición. Juan Cantarella, gerente de AFAC (Asociación de Fabricantes de Autocomponentes) comentó que la demanda de las terminales está estancada, pero se venden más autopartes al exterior, a pesar de la retracción del mercado brasileño y chileno porque se está exportando más a México —en especial las cajas de Transax— y a EE.UU. También hay más ventas internas de reposición por sustitución de importaciones, aunque hay piezas importadas que no pueden fabricarse aquí por falta de escalas o tecnología. Cantarella adelantó que "se está trabajando con las terminales para nacionalizar la fabricación de algunos componentes" y se quejó por el auge de los desarmaderos que "compiten en el mercado de reposición".



Estrategias empresarias

Con relación a la industria, el sector automotor es el que muestra los más bajos índices del Estimador Industrial que elabora el INDEC y, por su peso, explica el retroceso de la producción manufacturera global de abril y mayo.

Ante esta situación, las empresas adoptaron distintas políticas. Por ejemplo, Rodolfo Ceretti, director de Ford, sostiene: "Pensamos que superaremos 70% de mejora en las ventas con respecto a 2002, como resultado del éxito que están teniendo nuestros productos. La Ranger es la pick-up más vendida, el Fiesta que presentamos en la segunda mitad de 2002 se está vendiendo muy bien, el Focus lidera su segmento y el EcoSport que acabamos de presentar al mercado ya demostró ser un ganador. Esta tendencia ya se verificó en el primer semestre del año, donde Ford ocupa el primer lugar en el ranking de ventas, con una participación superior a 20%, y a 7 puntos porcentuales de distancia del que ocupa la segunda posición". Ceretti agrega que "una de las dificultades que enfrenta el mercado es la falta de financiamiento a costo accesible, lo que limita la cantidad de operaciones que se pueden concretar".

En el caso de las exportaciones, prosiguió Ceretti, se abrieron nuevos mercados, en especial México donde hoy la pick-up Ranger se vende con gran aceptación. "Esto, más que compensó la reducción que experimentó el mercado de Brasil, principal destino de nuestra producción. Si bien continúan nuestros envíos a México, este año estimamos tener una caída en nuestras exportaciones totales y, en consecuencia, en nuestra producción como resultado de la reducción que continúa experimentando el mercado brasileño". Por eso, Ceretti plantea: "Desde el punto de vista de nuestra relación dentro del Mercosur, el tema que debería abordarse es la resolución de los efectos que las asimetrías entre Brasil y Argentina, y sus fluctuaciones, no cuentan con los me canismos apropiados que las corrijan, evitando así entorpecer el flujo, o la rentabilidad de nuestro comercio exterior".

Alberto García Carmona, director de General Motors, sostiene que, como ya pasó el año pasado, el eje de la compañía es la exportación. "Vamos a producir lo mismo que en 2002 pero con el 85% a los mercados externos, como Brasil, México, Chile y otros países latinoamericanos. También estamos exportando piezas a China e India". García Carmona agregó que "el motivo principal del incremento de las exportaciones es el lanzamiento del Nuevo Corsa que se comercializa con éxito en países como México y Chile. El Corsa, en todas sus versiones, continúa siendo el vehículo más exportado, duplicando los volúmenes del que le sigue segundo". También apuntó que "la principal diferencia respecto de otros años es el crecimiento de las exportaciones a México debido a la implementación del acuerdo Mercosur con ese país que permite vender al mercado mexicano con arancel cero".

General Motors aumentó su participación en las ventas, entre autos nacionales e importados en la Argentina, de 10,6%, en 2001, a 12,4%, en 2002 y a 12,9%, en los primeros 6 meses de 2003.



Inversiones

A la hora de invertir, sobresale el proyecto de Toyota Argentina, con una inversión de 200 millones de dólares, que abastecerá con vehículos multipropósito a Centroamérica y Sudamérica. Con esa inversión, Toyota espera triplicar la capacidad de producción de la Planta Industrial de Zárate alcanzando las 60.000 unidades por año, de las cuales planea exportar 45.000 a Centroamérica y Sudamérica. Actualmente Toyota está exportando su pick-up a Brasil, Uruguay, Chile y Perú, y está trabajando para penetrar en otros mercados, como México.

Ronnie Frost, directivo de Volkswagen, también destaca que hubo un leve incremento de los patentamientos, en los que sus modelos Gol y Polo tuvieron una excelente perfomance, "y gracias al acuerdo automotor alcanzado entre Argentina y México, Volkswagen mantuvo un importante nivel de exportaciones, tanto de vehículos como de transmisiones, lo que le permitió mantener la producción. Desde el Centro Industrial Córdoba, Volkswagen continúa exportando transmisiones MQ 200 y MQ 250 a varios países, como Alemania, Brasil, España, Eslovaquia y México". Para este año, la compañía espera exportar 500.000 transmisiones y más de 16.000 vehículos, lo que le permitirá incrementar su facturación. Frost insiste en que es fundamental restablecer el crédito a tasas razonables como un factor clave para que se recuperen las ventas.

ISMAEL BERMUDEZ
CLARIN 7/7/2002
http://www.economico.clarin.com/suplementos/economico/ultimo/n-00215.htm





Este artículo proviene de Portal AAIQ
http://www.aaiq.org.ar

La dirección de esta noticia es:
http://www.aaiq.org.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=138